Pregúntanos
Conócenos

Antonio es uno de los alumnos de nuestro centro, cuando lo conocimos  era un niño muy diferente a otros de su edad. Toni, como cariñosamente lo llamamos, no era capaz de secuenciar, no mantenía la mirada al hablar, la lectura era un mundo desconocido para él. Toni comenzó a recibir estimulación sensorial junto a otras terapias, y los cambios han sido notables.
Actualmente Toni, que continúa desarrollando nuestras terapias, es capaz de mantener una conversación con otros niños, realiza lecturas sencillas y retiene la información de lo que ha leído.

ESTIMULACIÓN SENSORIAL  PARA EL APRENDIZAJE

La estimulación sensorial ayuda a mejorar las capacidades de aprendizaje, así como la atención, la autoestima, la seguridad en sí mismo, bajan los índices de frustración y ayuda a la madurez emocional.
A través de la estimulación de todos los sentidos los niños pueden desarrollar sus capacidades.
La pedagogía tradicional ha utilizado una metodología que ha variado poco para ayudar a los niños que han tenido problemas en el aprendizaje, en muchos casos sin llegar a recuperar esos déficits. Desde hace 10 años en CRA trabajamos con un método diferente, la estimulación sensorial, método con el que hemos visto mejorar a nuestros niños. Mediante la práctica de esta forma de trabajo hemos comprobado que los alumnos mejoran su rendimiento cuando el aprendizaje se produce a través de la estimulación de los sentidos, vista, oído, tacto, utilización de la musculatura, y el equilibrio.
Todos tenemos claro que cuando el niño aprende algo que ve, toca, oye, siempre que lo realiza en movimiento, no sentados en una silla, lo retiene con mayor facilidad. Los sentidos, ante los déficits, necesitan ser estimulados para poder aprender.
No se le puede pedir a un niño que lea más rápido cuando su ojo no trabaja bien; no es capaz de distinguir bien las formas o los colores. Cuando la musculatura no trabaja a buena velocidad, o se agota por lo que es incapaz de realizar un puzle o una construcción. Para mejorar estos aspectos estimulamos su musculatura ocular a través del juego, siempre en movimiento, teniendo como resultado que empieza a leer mejor, a realizar construcciones; es decir, mejorando sus capacidades.
Hay niños que oyen pero no escuchan, o no discriminan bien auditivamente confundiendo letras. Otros no secuencian las palabras, las frases o son incapaces de expresarse tanto de forma verbal como por escrito, incluso hay niños que no tienen memoria a corto plazo. Estos niños precisan de estimulación auditiva.
Algunos niños son incapaces de practicar bien los deportes por mucho que entrenen y se esfuercen por mejorar. Sabemos que nunca llegarán a ser buenos en actividades que impliquen movimientos físicos como consecuencia de diferentes causas; o bien porque no tiene un buen equilibrio, o que el ojo no se coordina con el cuerpo, o que la musculatura no tiene una respuesta mecánica ante el movimiento. La coordinación corporal es tremendamente importante para los deportes, la escritura, psicomotricidad fina y gruesa. Al recibir la estimulación adecuada los sentidos se desarrollan pudiendo así mejorar la práctica del deporte.

Terapias de movimientos

NECESIDADES BASICAS PARA EL APRENDIZAJE

Procesamiento auditivo
Procesamiento visual
Sistema vestibular
Defensa táctil
Sentido del gusto
Sentido del olfato
Propiocepción

Todos nosotros estamos familiarizados con los cinco sentidos, pero también existen otros sistemas sensoriales, denominados sistema vestibular y propiocepcepción que deben trabajar en armonía. Para poder tener un correcto aprendizaje necesitamos emplear nuestros siete sentidos.
Los niños necesitan tener una atención adecuada en el estudio, muchas veces para ello sólo nos limitamos a decir una y otra vez “¡atiende!” ignorando que no es que no quiera, sino que no puede.
Para que los niños mantengan la atención adecuada ante el estudio, necesitan tener la propiocepción, el sistema vestibular y el tacto bien integrado, así como el procesamiento visual y el auditivo.
En CRA realizamos la mayoría de las actividades con los niños en suspensión (hamacas, tablas, potro) para proporcionarles balance y ritmo, elementos muy importantes para la buena integración de los sentidos.
Cuando el niño trabaja actividades que implican la contracción de los músculos o las articulaciones, está trabajando a nivel propioceptivo, logrando la estimulación de los receptores sensoriales localizados en las articulaciones y en la musculatura. De este modo se favorece la reorganización neurológica. Al desarrollar actividades que conllevan movimientos suaves y rítmicos suspendidos en el aire, se está estimulando los receptores sensoriales del oído interno, que permite al cerebro estructurarse de forma más organizada.
La integración del tacto es fundamental para los niños, pues cuando se trabaja con masajes, temperatura, vibración y texturas estamos mejorando el campo emocional del niño, sus relaciones sociales.
A través de las actividades conseguimos:

Mantener mejores niveles de atención y autorregulación.
Mantener actitudes de control sobre el propio cuerpo.
Mejorar el equilibrio.
Mejorar las relaciones sociales.
Mejorar el campo emocional.
Reducción de la ansiedad.
Mejorar las capacidades visuales.

El procesamiento auditivo central es la facultad del cerebro que reconoce e interpreta los estímulos sonoros. El término ‘problema’ significa que algo dificulta la interpretación de la información sonora. Los niños o adultos que sufren este tipo de desorden no tienen ningún problema físico que les afecte a la audición, pero no pueden reconocer correctamente el lenguaje o interpretar el sonido medioambiental (saber escuchar, expresar escribir y leer).
El entrenamiento auditivo es un método de estimulación cuya finalidad es normalizar el flujo de entrada de información sensorial auditivo, con esto se pretende permitir al Sistema Nervioso Central modular adecuadamente el flujo de información sonora para así reconocer e interpretar correctamente los estímulos auditivos.
Esta mejora facilita el reconocimiento de los sonidos del lenguaje y del medioambiente sonoro, incrementando la capacidad comunicativa y la correcta adaptación al entrono.
En todos estos casos el Sistema Nervioso Central de los niños reciben una estimulación que les permite relajarse y organizarse, para favorecer a la buena aptitud académica y personal.

Volver

"Ese día en que pensé que algo no encajaba..." Leer más

¿Qué piensan de nosotras?

María: "Recuerdo como fue el primer día, todo era preocupación porque realmente no sabía si Javi se iba a encontrar bien en el nuevo centro, y sinceramente, las adoro...
--> Leer más


Pedro: "Leí en su página web un relato de las vivencias de un niño, y todo parecía ser lo mismo que le sucedía a Cristina, así que les llamé. A partir de ahí, todo ha ido muy bien, los resultados han sido increíbles...
--> Leer más

Pedir una cita

Por favor, utiliza el siguiente formulario para concertar una cita personal y recorrer nuestras instalaciones.
Nombre:
Teléfono:
Email:
Comentarios:

Copyright 2012.